Burt Munro: Un sueño, una leyenda | Tres Tristes Tigres

martes, 24 de junio de 2008

Burt Munro: Un sueño, una leyenda

Burt Munro
Maravillado me he quedado con la historia de este personaje, Burt Munro. Burt Munro es conocido por haber batido el record de velocidad de motos de menos de 1000 cc al conseguir llegar a los 305,89 km/h. Si el sábado habéis visto la carrera de Moto Gp quizás esta velocidad no os sorprenda tanto, pero si os digo que este record lo consiguió en 1967 cuando Burt tenía ya 68 años y aún encima con una moto de los años 20 (una Indian) en la que estuvo trabajando unos 40 años a mi me deja francamente boquiabierto.

Esta historia la he conocido viendo la fantástica película Burt Munro: Un sueño, una leyenda, protagonizada por Anthony Hopkins y dirigida por Roger Donaldson. La película no será recordada por ser una de las mejores de la historia del cine, pero es muy buena y te deja un buen sabor de boca. Narra la época en la que ya casi tiene a punto la moto y quiere ir desde Nueva Zelanda hasta Estados Unidos para correr en un gran circuito donde pueda batir el record de velocidad. El viaje hasta USA ya es toda una odisea y la película se convierte en una gran road movie al estilo Una historia verdadera de David Lynch.

burt munro un sueño una leyenda
En el viaje vamos conociendo la entrañable personalidad y las ganas de vivir que tiene Burt, pese a su edad y sus achaques. Conoce a un montón de gente a la cual va contagiando su personalidad por muy poco americana que sea, consiguiendo así que le ayuden en los diversos percances que sufre durante todo el viaje. A mi realmente me ha contagiado sus ganas de vivir también aunque no quiere decir que vaya a poner mi CBR 125 a 200 km/h (porque no da, no por otra cosa :p).

Los detalles de la preparación de la moto y de la aventura hasta llegar al circuito de Bonneville son muy curiosos. Por ejemplo el bueno de Burt aprovechaba hasta latas de conserva para ponerle piezas a la moto y cuando llegó al circuito ni siquiera se había inscrito (y esto es real, no invención de la película). ¿Cómo iba a saber Burt que tenía que avisar al circuito para probar su moto si él era un pueblerino de Nueva Zelanda?

En definitiva, una historia y una película que me ha hecho pensar mucho estos días sobre buscar esos momentos en los que te sientes vivo de verdad.
Entradas relacionadas:
Jet-man

6 comentarios:

Banyú dijo...

Descargando. Gracias de antemano, sé que me gustará.

Indigo dijo...

Es cierto, cuando la vi me gustó muchísmo y el hecho de que sea algo real y no un guión, aún hizo que me gustara más. Supongo que es la prueba palpable del "querer es poder"
Saludos

Publicar un comentario en la entrada