Todo por un balón | Tres Tristes Tigres

lunes, 9 de abril de 2007

Todo por un balón

Hoy les voy a contar una historia que me ocurrió esta tarde, y aunque parezca alocada, juro que es 100% verídica.
Resulta que estaba con unos colegas en el parque que se encuentra al lado de la estación de buses de Carballo, bebiendo unas litronas, y mirando hacia una pequeña cancha de fútbol que hay en el parque. Y claro, como nos aburríamos, dijimos "podríamos jugar un rato al fútbol". Pero lo malo era que no teníamos balón, en ese momento nos pusimos manos a la obra y fuimos hasta un chino que esta muy cerca y compramos un balón, que nos costo 2€.
Hasta ahí todo normal, pero claro, casualmente por detrás de una de las porterías cruza el Río Anllóns e inevitablemente el balón callo al río.


Y en ese momento fue cuando empezó la aventura de sacar el balón del agua, en un primer intento, yo me metí en un pequeño barranco pero no conseguí alcanzarlo (con la ayuda de una vara lo hubiese conseguido) luego a unos 10m lo intento de nuevo uno de mis colegas y ni siquiera con la ayuda de un perro que pasaba por el lugar lo conseguimos.
El balón siguió su curso por el agua, pero por la corriente empezó a irse hacia la otra orilla.
Otro de mis colegas siguió avanzando por el camino, y al rato volvió para avisarnos de que más adelante había un puente, y claro nosotros le preguntamos "porque no viniste por la otra orilla?" y el nos contestó "porque me equivoque de orilla" (normal con el pedo que llevaba).
En ese momento empezamos a correr para alcanzar el puente e ir por la otra orilla, pero a medida que avanzábamos no veíamos el puente, por allá a lo lejos estaba el maldito puente. Fuimos dos por un lado y dos por el otro, cuando llegamos al lugar donde estaba el balón, ya se había cambiado de orilla. En un tercer intento frustrado por alcanzarlo, lo quisimos traer hasta la orilla con una rama, pero el destino quiso que se nos escapara por la derecha esquivando la rama. Por supuesto que no nos rendimos y continuamos, dimos la vuelta y fuimos hasta el puente, nuestra ultima oportunidad. Al llegar al puente, no se nos ocurrió mejor idea que colgar a uno del puente. No se imaginan la cara de desesperación del chabal, pegaba unos gritos desgarradores y al ver que se caía decidimos descolgarlo, y mientras lo hacíamos pasó el balón. Y resignados, veíamos como se iba el balón apoyados en la baranda del puente fumando un pitillo.
Ustedes pensaran, ahí termino todo, pero no. Uno de mis colegas no se rindió y siguió adelante, y claro nosotros no íbamos a ser menos y continuamos, atravesando casas y por el medio del monte. Casi llegando a Coristanco (unos 5Km de Carballo apróx.) lo logramos, con la ayuda de una rama sacamos el balón del río.
Vaya manera de empezar la semana, bueno un saludo y hasta otra.

3 comentarios:

franKeinas dijo...

Así me gusta, que no os deis por vencidos, aunque seguramente habéis gastado más energías en sacar el balón que dinero en comprarlo. Por cierto, anda que colgar a un chabal del puente...

fequin dijo...

La verdad que si, porque si fuera por lo que nos costó el balón, se hubiese ido por el río.
Y lo del chabal colgado del puente, era nuestra última oportunidad y como estaba bajo los efectos del alcohol, accedió a hacerlo.

Tamylee dijo...

Sólo a ti te pueden ocurrir cosas de este estilo, si lo leo por otro lado igual no me lo creo pero viniendo de quien viene...jejeje

Publicar un comentario