Los números E en los alimentos | Tres Tristes Tigres

sábado, 14 de enero de 2012

Los números E en los alimentos

Si miráis la etiqueta de cualquier alimento envasado que vendan en los supermercados, en sus ingredientes lo más probable es que exista algo así como E-201 (o con cualquier otro número).
Creo que los conocemos todos, son los aditivos alimentarios comunmente llamados "números E".

los numeros e en los alimentos aditivos alimentarios

Los números E son códigos asignados a dichos aditivos alimentarios, en especial en la Unión Europea. La opinión generalizada sobre los números E es algo como: ¿pero que coño serán estos números? ¿para que sirven? La mayoría de la gente desconfía de ellos (aunque compren productos procesados igualmente) pero casi nadie sabe la función exacta que tienen.

Es normal que desconozcamos su función ya que en las etiquetas de los alimentos no se explica lo más mínimo del papel que tienen en, por ejemplo, el bollo que nos estamos comiendo. Creo que las autoridades sanitarias deberían espabilar y ya que las etiquetas contienen cada vez más información (aunque con el gluten todavía no se han puesto las pilas) deberían indicar al menos a que sustancia corresponde cada número E. A este paso una palmera de chocolate traerá un prospecto como el de una caja de aspirinas...

El mundo del etiquetado de alimentos es tan confuso que también cabe la posibilidad de que en una etiqueta de, por ejemplo, un zumo de naranja veamos que contiene ácido ascórbico o vitamina C. Pero esto no es más que el E-300. Es decir, que cada vitamina también tiene asociado un número E. Esto me parece importante porque si vemos "Leche enriquecida con Calcio" nos parece algo positivo pero seguro que si vemos "Leche enriquecida con E-333" nos asustamos más. Por cierto, que la leche con calcio añadida no es todo lo buena que uno espera.
También cabe la posibilidad de que alimentos sin etiquetas contengan números E, como por ejemplo la fruta para que brille más


He hecho esta tabla (¿para cuando un diseñador de tablas en blogger?) clasificando los distintos grupos de números E según su función:

Colorantes (100-199)
100-109 – amarillos
110-119 – naranjas
120-129 – rojos
130-139 – azules y violetas
140-149 – verdes
150-159 – marrones y negros
160-199 – otros
Conservantes (200-299)
200-209 – sorbatos
210-219 – benzoatos
220-229 – sulfitos
230-239 – fenoles; formiatos
240-259 – nitratos
260-269 – acetatos
270-279 – lactatos
280-289 – propionatos
290-299 – otros
Antioxidantes y reguladores de acidez(300-399)
300-309 – ascorbatos (vitamina C)
310-319 – galatos
320-329 – lactatos
330-339 – citratos y tartratos
340-349 – fosfatos
350-359 – malatos
360-369 – succinatos y fumaratos
370-399 – otros
Espesantes, Estabilizantes y Emulsionantes (400-499)
400-409 – alginatos
410-419 – gomas naturales
420-429 – otros agentes naturales
430-439 – componentes polioxitireno
440-449 – emulsionantes naturales
450-459 – fosfatos
460-469 – componentes de la celulosa
470-489 – ácido graso
490-499 – otros
Reguladores de acidez y pH (500-599)
500-509 – ácidos minerales y bases
510-519 – cloratos y sulfatos
520-529 – sulfatos y hidróxidos
530-549 – metal alcalino
550-559 – silicatos
570-579 –  esteratos y gluconatos
580-599 – otros
Intensificadores de sabor (600-699)
620-629 – glutamatos
630-639 – inosinatos
640-649 – otros
Varios (900-999)
900-909 – ceras
910-919 – agente glazing
920-929 – improving agents
930-949 – gas de empaquetamiento
950-969 – edulcorantes
990-999 – formadores de espuma
Otros productos químicos (1100-1599)
Los productos nuevos no entran dentro de esta clasificación


En España la función los aditivos alimentarios es la de mejorar sus propiedades físicas: sabor, conservación, aspecto, etc... No para aumentar su valor nutritivo. Personalmente esto último no lo tengo muy claro ya que hay números E asociados a vitaminas.

Los aditivos alimentarios son más antiguos de lo que pensamos, por ejemplo la sal y el vinagre se utilizan desde la prehistoria. Claro que los aditivos que se usan hoy en día, aunque muchos se encuentren de forma natural en algunos seres vivos, se suelen obtener por síntesis química. Los colorantes en cambio, pueden ser naturales o artificiales.

Mi opinión particular es que es mejor evitar los alimentos que contengan muchos aditivos, es decir, muchos números E en su etiqueta. Por dos motivos, uno por el posible efecto adverso que tengan estos aditivos sobre nuestro organismo (por más que nos digan que son seguros) y otro porque si el alimento necesita llevar aditivos no es un alimento todo lo fresco que debería.

Uno de los motivos que me hacen desconfiar de algunos aditivos es la diferencia de peligrosidad que se les asignan en diferentes paises. Pondré como ejemplo el ácido benzoico (visto en milksci):
El ácido benzoico es uno de los conservantes más empleados en todo el mundo. El ácido benzoico se encuentra presente en forma natural en algunos vegetales, como la canela o las ciruelas por ejemplo; aunque la industria lo obtiene por síntesis química. El ácido benzoico es especialmente eficaz en alimentos ácidos, y es un conservante barato, útil contra levaduras, bacterias (menos) y mohos. Sus principales inconvenientes son el que tiene un cierto sabor astringente poco agradable y su toxicidad, que aunque relativamente baja, es mayor que la de otros conservantes.
En España se utiliza como conservante en bebidas refrescantes, zumos para uso industrial, algunos productos lacteos, en repostería y galletas, en algunas conservas vegetales, como el tomate o el pimiento envasados en grandes recipientes para uso de colectividades, mermeladas, crustáceos frescos o congelados, margarinas, salsas y otros productos. La OMS considera como aceptable una ingestión de hasta 5 mg por Kg de peso corporal y día. Con la actual legislación española esté límite se puede superar, especialmente en el caso de los niños. Otras legislaciones europeas son más restrictivas.
En Francia solo se autoriza su uso en derivados de pescado, mientras que en Italia y Portugal está prohibido su uso en refrescos. La tendencia actual es no obstante a utilizarlo cada vez menos substituyéndolo por otros conservantes de sabor neutro y menos tóxico, como los sorbatos. El ácido benzoico no tiene efectos acumulativos, ni es mutágeno o carcinógeno.
Es decir ¿por qué en unos países se permite el ácido benzoico y en otros no?

Si queréis consultar uno por uno que es cada número E podéis hacerlo en la página de Food-Info (en el menú superior Números-E), en la entrada de la Wikipedia sobre aditivos alimentarios o en este pdf.
En el blog XanaNatura hacen una lista con los aditivos sospechosos, indicando una breve descripción y su peligrosidad.
También recomiendo leer este pdf de la CECU (Confederación de Consumidores y Usuarios) y ver este documental sobre los números E emitido por Odisea en 2010, está dividido en 3 partes: colorantes, conservantes y edulcorantes.

Entradas relacionadas:
Paleodieta: Como debe alimentarse el ser humano
La trofología: Como combinar los alimentos
Los números de los huevos

2 comentarios:

Jasco dijo...

¡Interesantísima entrada! No nos fijamos mucho y en esas letritas pequeñas de los Ingredientes de cualquier producto alimenticio están ahí, son un mundo complejo, y nos lo comemos.

Yo había leído no sé dónde (un blog que no recuerdo) que algunos colorantes o así estaban permitidos según qué país más en función de no se qué tejemanejes entre los diferentes protagonistas de la gran industria alimenticia, que por grados de toxicidad.

Muy buenos los enlaces finales!

Un saludo

R.

Pablo Franco dijo...

Muchas gracias amigo Jasco!

Pues si, tiene toda la pinta de que en el fondo habrá intereses de laboratorios por vender sus aditivos a según que compañías de alimentos.
Como dije en la entrada, mejor comer cosas frescas y lo menos procesadas posibles.

Un saludo!

Publicar un comentario en la entrada